DJOKOVIC GANO SU QUINTO WIMBLEDON

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Se podrá discutir con el tiempo si este duelo entre Novak Djokovic y Roger Federer fue la mejor final de la historia de Wimbledon. Lo que no tendrá discusión es que el sensacional partido que protagonizaron ambos se transformó en la más larga desde que se disputa este Grand Slam hace 143 años. Nada menos que cuatro horas y 57 minutos duró el choque que dejó a Nole como vencedor en cinco extenuantes sets. Fue 7-6 (5), 1-6, 7-6 (4), 4-6 y 13-12 (3).

De esta manera, ambos superaron las cuatro horas y 48 minutos que duró la final del 2008, en la que Rafael Nadal había vencido a Roger Federer en otro partido inolvidable. Aquella vez, Rafa ganó en cinco sets por 6-4, 6-4, 6-7 (5), 6-7 (8) y 9-7.

Un dato que habla de la grandeza de Roger: las tres finales de mayor duración en Wimbledon lo tuvieron como uno de los protagonistas. Además de la de este año y la del 2008, también estuvo presente en la se cierra el podio, la del 2009, cuando venció a Andy Roddick en cinco sets tras cuatro horas y 18 minutos. Para ir a un partido extra large en la final en la Catedral en la que no haya estado el suizo, hay que viajar en el tiempo hasta 1982, cuando Jimmy Connors derrotó a John McEnroe luego de cuatro horas y 16 minutos.

Vale aclarar que este partido entre Nole-Roger se definió en el quinto set de una forma diferente a los años anteriores. En lugar de jugar sin tie-break para definir el set y el encuentro, hace uno tiempo se modificó la regla para que sí existiera el tie-break como desempate si ambos llegaban igualados en 12, como efectivamente ocurrió este domingo. La duda es: sin tie-break, ¿cuánto tiempo más hubieran jugado?

FUENTE: DIARIO OLE

Novak Djokovic y Roger Federer ofrecieron una final de Wimbledon a la altura de las expectativas que generan dos genios del tenis. En un partido en el que abundaron los tiros espectaculares, las variaciones de efectos y de ritmos y las muestras de una precisión extraordinaria, el serbio se impuso por 7-6 (7-5), 1-6, 7-6 (7-4), 4-6 y 13-12 (7-3) en cinco horas exactas, la final más larga de la historia. Fue la primera vez que el encuentro decisivo del Grand Slam londinense se decidió en un tie-break, y para el número 1 representó su quinta coronación en la Catedral y nada menos que su 16° torneo grande (y el segundo que obtiene en la temporada).



Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Author: La Uno Radio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *