VERGUENZA PROPIA: EL PERIODISMO ARGENTINO MOSTRO SU FALTA DE PROFESIONALISMO UNA VEZ MAS

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Si bien Infocielo y Cielosports cumplieron las reglas básicas del periodismo y chequearon por duplicado y triplicado las fuentes que confirmaban que tanto Carlos Timoteo Griguol como Jorge «Cacho» Fontana no habían fallecido a causa del coronavirus, los periodistas que trabajamos en estos medios no podemos menos que identificarnos y sentir «vergüenza propia» por la profesión que nos toca compartir con tantos colegas improvisados.

La llegada de la pandemia nos ubicó dentro del exclusivo grupo de «trabajadores esenciales» permitiendo al periodista circular inclusive en los momentos de mayores restricciones, por las características de la profesión de informar.

Sin embargo los sucesos de la tarde del lunes hacen replantear si el periodismo argentino merece ese mote de «esencial». Porque el error fue muy grande y refleja no sólo una equivocación, sino un concepto degradado del ejercicio del oficio de contar noticias.

Las redes sociales, la desesperación por la primicia y de ganarle a los demás, sumado a cierta pereza laboral, que hace que muchos solo copien y peguen información sin siquiera poner en dudas la veracidad de la fuente, provocan fallos que hacen pensar si esta vez quedó claro por la naturaleza del yerro, ¿cuántas otras veces se procederá igual con tantos temas menos binarios que la vida y la muerte, sin que nos percatemos?.

Para quien no se enteró, durante la tarde de este lunes, en redes sociales se habló del deceso de dos famosos argentinos, que finalmente sus familiares salieron a desmentir, cuando ya varios medios de comunicación y cuentas oficiales de Twitter de famosos periodistas lo habían publicado.

Se trata de Carlos Timoteo Griguol, histórico entrenador de Gimnasia, Ferrocarril Oeste, River y Rosario Central; y «Cacho» Fontana, leyenda de la radio y la televisión argentina durante 40 años.

Si bien los dos se encuentran en un delicado estado de salud y cursando la enfermedad, hasta esa hora ambos estaban vivos y peleando por su respectivas mejorías.

Las familias de ambos debieron salir públicamente a desmentir las aseveraciones periodisticas acerca de que habian fallecido.

A sus 86 años, Carlos Timoteo Griguol atraviesa su momento más complicado de salud.

Desde hace dos semanas está internado en el Sanatorio Los Arcos de la Capital Federal en grave estado a causa de una afección pulmonar provocada por el virus.

Su nieta y sus yernos, entre otros familiares, escribieron en sus redes que no era cierto el fallecimiento del ex técnico del Lobo, después de que diferentes medios y hasta la Asociación del Fútbol Argentino publicaran que «Timo» había muerto.

«Les pedimos a los medios de comunicación, en este momento difícil, que sean respetuosos de la información que brindan», publicó Perrone, el marido de una de las hijas de Griguol.

Mas tarde, «Cacho» Fontana desmintió los rumores de su muerte. Lo hizo él mismo al aire de Radio Mitre, en el programa de Alfredo Leuco, en donde minutos antes también se había dado la información acerca de su supuesta muerte.

«Para el público todo mi cariño y me tienen para rato«, expresó el conocido exconductor de «Odol Pregunta».

«Pude hablar con mis hijas y tranquilizarlas», aclaró Norberto Palesse, tal el verdadero nombre del conocido como «Cacho Fontana», quien actualmente se encuentra internado en una casa para adultos mayores de las denominadas «geriátricos».

Según alcanza a oir en los audios del programa en el que salió al aire esta tarde, Fontana se encuentra en relativo buen estado de salud y de lo que no quedaron dudas es de que está plenamente lúcido.

La noticia del fallecimiento de Fontana también circuló en horas de la tarde del lunes en grandes medios nacionales.

Una de las hijas de Fontana tuvo que salir a los medios a negar los rumores, tal como había ocurrido horas antes con la falsa noticia de la muerte de Griguol.

«Me llegan mensajes y llamados de condolencias. Mi papá VIVE. Recién hablé con él», explicó Antonela Fontana.

Los medios quedaron al descubierto y afortunadamente para los comunicadores y los dueños de esos medios de prensa, en la ley no existe la «mala praxis» para esta actividad, de lo contrario varios juicios pondrían en problemas a quienes ejercen la profesión de modo negligente

FUENTE: INFOCIELO

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Author: La Uno Radio